China podría estar perdiendo su papel como principal exportador de manufacturas del mundo

Vamos a hacer un repaso a un interesante artículo de opinión escrito por John Mauldin que versa sobre la candente situación de China. Plantea el fin de un ciclo de una forma traumática, tal y como ya sucedió hace años con EEUU, Rusia y japón.

Xi’s Changing Plan

Aquí tienen el link al artículo original.

Hace pocos meses muy pocas personas habían oido hablar de Evergrande, promotor inmobiliario chino. Ahora aparece de lleno en el panorama internacional y en los medios económicos como una de las grandes preocupaciones como posible desencadenante de una crisis global. Tienen razón en que puede provocar una reacción en cadena, pero no creo que salga de China más que eventualmente.

Es difícil estar seguro sobre los planes que tiene China dada su opacidad, pero lo que siempre han demostrado en las últimas décadas es que se arman de paciencia. Los líderes como Xi no entran en pánico cuando sus planes encuentran dificultades. Esperan pacientemente para volver al camino. Mientras la sociedad sea estable y el régimen no se vea amenazado, simplemente dejarán que se desarrollen sus planes. 

Regresemos a la década de 1970. Paul Samuelson, premio Nobel y escritor de libros de texto utilizados en numerosas universidades, predijo que el PIB de la URSS superaría al de EEUU en 1984, o en el peor de los casos en 1997. No solo fue Samuelson, sino que su pensamiento influyó en varias generaciones de economistas y burócratas.

En el caso de Samuelson, algunos de sus prejuicios prosoviéticos pueden ser, en parte, el resultado de sus creencias personales. Era un fanático del socialismo y, como dijo en la edición de 1989 de su texto distintivo, ‘La economía soviética es una prueba de que, contrariamente a lo que muchos escépticos habían creído anteriormente, una economía socialista dirigida puede funcionar e incluso prosperar’ .

Gran parte del análisis actual de China se basa en titulares y no en lo que realmente está sucediendo sobre el terreno. Se utiliza una gran cantidad de prejuicios y sensacionalismo para atraer a los ojos y a los lectores. De manera similar, en la década de 1980, cuando las agencias gubernamentales de Estados Unidos y especialmente el Departamento de Defensa se concentraban en Rusia, Andy Marshall decía que China sería un problema mayor.

Algunos hablan de China como un implacable enemigo empeñado en dominar el mundo, cueste lo que cueste. Otros ven una autocracia envejecida aferrada a una ideología comunista fallida que inevitablemente colapsará.

No descarto ninguna de estas posibilidades, pero hay mucho espacio entre medias para que China se las arregle. Ese es el resultado más probable, al igual que en EEUU sin llegar a un escenario apocalíptico.

Para entender cómo China saldrá adelante necesitamos ver los eventos actuales en contexto. El cambio ocurre lentamente incluso en países pequeños. China ciertamente no es pequeña, por lo que puede llevar años incluso notar que se está produciendo un cambio. Pero considere las últimas décadas.

El padre fundador de la China moderna, Mao Zedong, dirigió el gobierno desde 1949 hasta su muerte en 1976. Era ideológicamente comunista y actuó en consecuencia. No había nada parecido al capitalismo en China durante esos años. Y al igual que la Unión Soviética, no funcionó muy bien. China bajo Mao fue un desastre absoluto. Decenas de millones de personas literalmente murieron de hambre cuando los funcionarios del gobierno mintieron sobre la producción agrícola para complacer a Mao. La mala asignación masiva de capital mantuvo al país pobre. Los campamentos de reeducación para cualquiera que se considere intelectual marcaron una generación.

Una economía, que alguna vez fue próspera, se convirtió en un desastre empobrecido. Los sucesores de Mao reconocieron esto y empezaron a «reestructurarse» mucho antes que Moscú bajo Gorbachov. Esta puede ser la razón por la que China evitó una ruptura desordenada similar. Y debe tenerse en cuenta que muchos de los líderes posteriores y actuales de China crecieron y fueron influenciados por esos eventos bajo Mao.

Así que a lo largo de las décadas de 1980 y 1990, las autoridades chinas, bajo el estímulo de Deng Xiaoping, permitieron cierta innovación y espíritu empresarial de tipo capitalista, pero siempre dentro de ciertos límites. En última instancia, condujo a la admisión de China en 2001 a la Organización Mundial del Comercio, hecho histórico en una perspectiva global que se considera como el lanzamiento de la globalización.

El crecimiento del país a principios de la década de 2000 no se parecía a nada en la historia económica. Hasta 250 millones de personas pasaron de la agricultura de subsistencia a trabajar en ciudades con estilos de vida mucho mejores en unas pocas décadas.

Esto se convirtió en un problema para China cuando golpeó la Gran Recesión en 2008. Esos millones de campesinos recién felices se convirtieron en una amenaza para el orden social, algo que Beijing no podía soportar.

Sin embargo, la solución fue simple. Con las exportaciones agotadas, el gobierno se volvió hacia adentro y lanzó enormes proyectos de infraestructura y viviendas en todo el país. Estos produjeron algunas instalaciones valiosas, pero su verdadero objetivo era generar puestos de trabajo. Y fue principalmente financiado con deuda.

Todo esto sucedió antes de que Xi Jinping se convirtiera en presidente en 2013. Sin embargo, estaba en ese momento muy involucrado en las decisiones del gobierno chino. ¿Estuvo de acuerdo? No podemos saberlo. Había crecido bajo Mao y pasó su carrera avanzando en las filas del Partido. Todo lo que sabemos es que es un comunista dedicado, pero que llegó a la cima por ser un administrador pragmático que logra hacer las cosas.

En cualquier caso, le correspondió a Xi lidiar con las secuelas de estas decisiones. La campaña de infraestructura y las políticas relacionadas produjeron un gran auge económico en sí mismas, reforzado por el resto de la recuperación simultánea del mundo. China y Xi aprovecharon el auge económico y su balanza comercial simplemente se disparó. 

China desarrolló algo nuevo: una clase de ricos fundadores de empresas, ejecutivos corporativos y profesionales aparentemente independientes del Partido Comunista. Su ascenso ahora se parece menos al objetivo y más a un efecto secundario temporal.

“La frase, “hacerse rico es glorioso”, es la versión simplificada de lo que Deng Xiaoping le dijo a su país hace una generación: «Dejemos que algunas personas se hagan ricas primero». 

Lo que nos lleva a Evergrande.

Evergrande, el promotor inmobiliario, ahora emblemático de los problemas de China, no apareció de la nada. Creció al proporcionar algo que la gente necesitaba consistente con los objetivos del gobierno.

El punto clave aquí: el desarrollo tipo Evergrande en China no fue solo el capitalismo haciendo lo suyo. Fue el capitalismo facilitado por funcionarios gubernamentales para sus propios fines. Beijing quería orden social y los funcionarios locales querían ingresos. Los proyectos de vivienda ayudaron a lograr ambos. ¿Capitalismo con características chinas?

No es sorprendente que esto condujera a excesos. En los EEUU piensan en la propiedad de una vivienda como un signo de madurez y estabilidad financiera. En China lo es aún más. Algunas estimaciones muestran que entre el 80% y el 90% de la riqueza de los hogares se encuentra en bienes raíces. Esa riqueza está ahora en grave peligro.

Los problemas de Evergrande, como los de otros desarrolladores, comenzaron cuando el gobierno tomó medidas enérgicas contra el mismo apalancamiento y especulación que alentó durante años. Así es como funciona la planificación centralizada. El plan puede cambiar.

 Mientras que, en Occidente, las ganancias se privatizan, pero las pérdidas se socializan, China tiene como objetivo privatizar las pérdidas (como con Evergrande) y socializar más de las ganancias (como con la presión sobre las plataformas tecnológicas para aumentar los salarios, contratar a más jóvenes graduados y hacer grandes ganancias). donaciones de sus ganancias a causas benéficas). Todo ello en aras de la paz social para que el régimen no se vea amenazado.

Esto no es del todo malo. Hacer que las empresas carguen con el costo de sus errores es refrescantemente capitalista. Deberíamos hacer más de eso en EEUU. En el caso chino, estos errores también fueron del gobierno. Pero debido a que el gobierno gobierna, decidirá a quién proteger. Los compradores de viviendas chinos que nunca obtuvieron sus casas probablemente obtendrán rescates. Los ejecutivos, accionistas, prestamistas y proveedores de promotores inmobiliarios probablemente no lo harán.

De hecho, lo que está sucediendo en el terreno es que todo el efectivo de Evergrande y otras empresas igualmente en dificultades se está utilizando para terminar los proyectos para los compradores de vivienda a expensas de los tenedores de bonos y, por supuesto, de los accionistas. El imperio de la ley es el imperio de Xi, y él es pragmático. Considera que el bienestar y la felicidad de los compradores de vivienda son más importantes que unos pocos tenedores de bonos molestos.

El impacto visible de todo esto será principalmente dentro de China, pero sus efectos macro serán globales. Tal destrucción de riqueza debería ser intensamente deflacionaria. Eso puede ser parte del objetivo, de hecho. Los consumidores chinos están sintiendo una inflación significativa en alimentos, vivienda y otros costos de vida. Los factores demográficos, en particular el envejecimiento de la población, aumentarán esta presión. Décadas de la política del hijo único redujeron la oferta de mano de obra en edad de trabajar, lo que eleva los salarios y otros precios.

Pero no se detendrá ahí. Durante años, el voraz apetito de China por la energía y los materiales sostuvo los precios en todo el mundo. Al mismo tiempo, sus bajos precios de fabricación, básicamente exportaron deflación. Por lo tanto, vimos poca o ninguna inflación en la mayoría de los productos terminados, pero mucha inflación en los servicios intensivos en materias primas como alimentos, energía y vivienda.

En resumen, China está perdiendo su papel como principal exportador de manufacturas del mundo. Las políticas gubernamentales no ayudan, pero George Friedman señala que en realidad se trata de un proceso cíclico. Friedman señala un patrón aparente de 40 a 50 años en el que una nación asume este papel de principal exportador de manufacturas del mundo y luego lo pierde. Estados Unidos lo hizo en la década de 1890, luego fue Japón y China desde la década de 1980.

Este proceso parece estar integrado en el capitalismo moderno. Hay hambre de productos manufacturados de bajo precio por parte de los países ricos que ya no pueden permitirse producirlos. ¿Por qué el ciclo dura 40 años? No tengo explicación. Podría ser una coincidencia, o podría tratarse de alguna causa estructural, pero está ahí, y parece estar llegando a su etapa terminal en China.

El final de este período suele ser traumático. Estados Unidos lo marcó con la Gran Depresión y Japón con su recesión en la década de 1990, pero ambos países se adaptaron y se recuperaron. (Incluso se podría decir que “se las arreglaron”). George espera lo mismo de China.

China, por supuesto, no se irá a ninguna parte y será una potencia económica permanente una vez que se estabilice. Pero el mensaje generalmente aceptado de que en unos años se habrá apoderado del mundo habrá resultado equivocado. Otro país tomará su lugar, y luego afirmaremos haber sabido siempre que estaba allí.

Un país tan grande, con tanta gente brillante y trabajadora, realmente podría asumir un papel de liderazgo económico en las circunstancias adecuadas, y el mundo estaría mejor por ello. Pero requeriría un gobierno que permita la libertad personal y el espíritu empresarial, y China bajo Xi no tendrá ninguno.

Suscríbete: Introduce tu correo electrónico para recibir avisos de nuevas entradas.