Vientos de cola para las bolsas

Las bolsas siguen disfrutando de vientos de cola. A pesar del cierto vértigo que provocan las alturas alcanzadas en Wall Street, lo visto esta semana aleja la posibilidad de ver una corrección más profunda por debajo de los mínimos de primeros de año. Refuerza la idea de estar ante una simple consolidación, aunque todavía no se puede descartar que sea más amplia.

Los alcistas han retomado el mando tras las ventas de la semana pasada desde los primeros soportes que ofrecen los índices de referencia más importantes, desde los mínimos establecidos a primeros de año, o en el caso de los índices más débiles como el Ibex desde las proximidades de los mínimos de diciembre, lo que favorece un escenario de continuidad alcista y refuerza estos niveles como soportes.

A corto plazo nos parece precipitado descartar que no veremos más vaivenes que consumirán más tiempo consolidando las ganancias acumuladas. En todo caso, si eso sucede lo veremos como una nueva oportunidad para tomar posiciones de cara al medio plazo. A estos niveles ya es una situación más para disfrutar de las posiciones que para comprar en demasía, puesto que no ofrece una ratio atractiva en términos de rentabilidad y riesgo de forma general. No es una situación para correr tras los precios y caer en la complacencia.

Sobrecompra del S&P 500

Tomando como referencia el S&P 500, se encuentra alejado de su media de 55 semanas un 18,80%, nivel históricamente alto, lo que advierte de elevada sobrecompra en precio, no así en tiempo, por lo que por el momento tampoco es un factor por el que nos preocuparíamos en demasía, pero si es un factor a tener en cuenta para ser comedido en la toma de nuevas posiciones.

Sobrecompra del S&P 500 con respecto a su media de 55 semanas

Véase en el gráfico adjunto como el S&P 500 solo ha estado alejado de su media de 55 semanas como actualmente en dos ocasiones desde los mínimos que estableció en 2002 tras la explosión de la burbuja tecnológica. La primera al final del primer gran tramo alcista origen de su reestructuración en 2004 y la segunda ocasión fue también en el primer gran tramo alcista tras la crisis “subprime”. Esto no hay que verlo como una amenaza, sino como que una consolidación que consuma tiempo hasta que converja con su media ofrecerá una gran oportunidad de compra, puesto que podríamos estar ante el origen de otro gran ciclo alcista que podría perdurar en el tiempo. Tanto en el 2004 como en el 2010 la sobrecompra se corrigió consumiendo tiempo de forma lateral, no en precio con caídas en profundidad. Las posteriores subidas hasta el techo de 2007 y de 2020 ya no llegaron a alcanzar esos niveles de sobrecompra, por lo que puede considerarse que el actual nivel de sobrecompra es propio de los movimientos iniciales de una tendencia alcista.

Sobrecompra Análoga a la actual en 2004. S&P 500 semanal
Sobrecompra Análoga a la actual en 2009. S&P 500 semanal

Las bolsas ningunean las malas noticias

Las preocupaciones por la destrucción de empleo o el cierre de empresas, por el ritmo de vacunación, las cifras de la pandemia, los cierres sectoriales o perimetrales parciales, o la preocupación por las nuevas cepas y la efectividad de la vacuna de momento son pasadas por alto. Ignorar las malas noticias es un argumento alcista para las bolsas.

Esto nos recuerda que tratar de invertir en bolsa interpretando las noticias de forma racional o aplicando la lógica del sentido común no suele ser rentable. Los mercados tienen su lenguaje propio y debemos aprender a interpretarlo.

«No importa para nada si tienes razón o no. Lo que sí importa es cuánto ganas cuando tienes razón y cuánto pierdes cuando estás equivocado»

George Soros

Los inversores optan por las buenas noticias

El apetito por el riesgo sigue siendo elevado y cada vez existen menos alternativas a la bolsa. Los inversores están pendientes de los resultados empresariales y de las negociaciones por nuevos estímulos fiscales en Estados Unidos. En ambos casos las noticias ponderan positivamente. Se espera que el nuevo plan de estímulo de Joe Biden se apruebe a mediados de marzo y los resultados empresariales están superando ampliamente las expectativas.

Según FactSet , las empresas en conjunto están reportando ganancias que están un 15,2% por encima de las expectativas, lo que está muy por encima del promedio de cinco años del 6,3%.

Red de seguridad

En el fondo de todo subyace la red de seguridad que proporciona la inundación de liquidez que proporcionan los Bancos Centrales, por lo que nuestra recomendación es aprovechar eventuales consolidaciones o correcciones para comprar. Si algo aprendieron los gobernadores en la anterior gran crisis, especialmente el BCE, es que tienen que ser ágiles en situaciones de excepcionalidad. No fue hasta el 26 de julio de 2012 cuando el expresidente Mario Draghi, en plena crisis de deuda soberana y con la prima de riesgo española superando los 600 puntos básicos, cuando proclamó el famoso ‘whatever it takes’, ‘haré todo lo que sea necesario, y créanme que será suficiente, para preservar el euro’. A partir de ese momento las bolsas europeas lograron retomar el pulso y por fin dar forma a un trabajoso suelo desde los mínimos de 2009. En está ocasión su actuación está siendo radicalmente distinta y el BCE no ha esperado a lanzar lo que podría ser la segunda versión del ‘Whatever it takes’ siguiendo la estela de la FED desde los primeros compases del Covid-crash.

Los Bancos centrales han cuadrado el circulo

Uno pudiera pensar que por qué no lo han descubierto antes….. No nos resultará barato y la desviación entre economía real y financiera será cada día mayor, pero la bolsa sigue siendo uno de los mejores sitios donde guarecerse de tamaña distorsión. Al fin y al cabo las políticas monetarias hiperexpansivas generan inflación de activos y ese es actualmente el mayor motor de las bolsas.

2 comentarios sobre «Vientos de cola para las bolsas»

Los comentarios están cerrados.