Los toros no han dicho su última palabra

Hemos asistido a una semana muy volátil que ha puesto a prueba nuestras carteras, nuestro plan de trading y nuestro temple. Comenzamos el lunes con pánico vendedor en Wall Street y una vela en forma de martillo al cierre que salvó los muebles. Sesiones de idas y venidas, y fuertes subidas el viernes mantienen el pulso a la tendencia originada en los mínimos de marzo. Estas subidas no son suficientes para considerar que se alejan los riesgos de ver una corrección más profunda, pero si sirven para no dar por muertos a los toros.

La recuperación al cierre de la semana de los 14.400 puntos de Nasdaq 100 es un factor muy importante para no descartar la reanudación de la tendencia en busca de nuevos máximos crecientes, pero NO es desde luego un momento de mercado en el que estar demasiado expuesto. Después de subidas superiores al 100% en muchos de los principales índices de referencia tras el Covid-Crash no debería de sorprender a nadie que las bolsas corrijan una parte significativa hasta volver a encontrarse en disposición de retomar la senda alcista de manera sostenible. La liquidez será un valor muy importante en este año de curvas para esperar una potencial corrección que será muy significativa, en el sentido que nos puede ofrecer una oportunidad de compra con vocación de largo plazo muy muy atractiva. Considero mucho más importante en estos momentos para nuestro futuro como inversores intentar evitar la potencial corrección que intentar aprovechar el recorrido que le pudiera quedar en próximos meses, hacia niveles como pueden ser los 18.200 puntos de Nasdaq 100. Hablamos de subidas superiores al 25%. Si se despeja el riesgo por la creciente tensión geopolítica entre Rusia y la OTAN, y la inflación se suaviza facilitando así la labor de los bancos centrales, podríamos entrar en una nueva espiral compradora tras esta pequeña fase de pánico en la que la aversión al riesgo ha recordado que el mercado no es un lugar plácido por definición.

Conviene tener en cuenta en sentido positivo que, a pesar de todo el revuelo provocado a corto plazo, lo único que han hecho hasta ahora los principales índices de Wall Street es poner a prueba soportes intermedios y apoyarse en sus respectivas medias de 55 semanas, algo del todo normal, lo que ha aliviado una sobrecompra ya difícilmente sostenible. En concreto el Nasdaq 100, más débil relativamente en las últimas semanas, llevaba más de 90 semanas sin converger con su media, por lo que podríamos decir que ya, sin sobrecompra, se encuentra en disposición de retomar las alzas.

Dow Jones Industriales Semanal

A nivel macro lo más destacable en la semana ha sido la rueda de prensa del miércoles del presidente de la FED Jerome Powell. Las bolsas ya descuentan que los tipos de interés subirán a partir de marzo, pero la cuestión más importante ahora es cómo gestionará la FED su balance.

«No hemos tomado aún las decisiones, ni siquiera hemos hablado en serio sobre el tema». «La hoja de balance es más grande de lo que necesita ser». «Debatiremos su reducción en una o dos reuniones», pero insistió en que su principal herramienta serán las subidas de tipos. «La mejor forma de mantener la expansión económica es garantizar la estabilidad de los precios, y para ello el mejor mecanismo son los tipos de interés».

Se espera que el proceso de reducción de balance de la FED se produzca de forma gradual una vez que comience el proceso de aumento de tipos. Consistirá en no renovar la deuda que vaya alcanzando su vencimiento, de forma que vaya saliendo del balance sin tener que vender. Mientras sea así, y la inflación se normalice girando a la baja hacia el objetivo del 2%, el mercado podrá convivir con una subida de tipos progresiva y la reducción del balance. Veremos que pasa en próximos meses, pero desde luego será un año de curvas.

Suscríbete: Introduce tu correo electrónico para recibir avisos de nuevas entradas.